Tu es sacrificateur pour toujours, selon l’ordre de Melchisédek

Nous connaissons le Seigneur, mais le plus important est que Dieu te connaisse. Il faut que le Seigneur t’agréer c’est-à-dire qu’Il accepte d’être en toi. Mais pour qu’Il vienne, il faut l’inviter de la bonne manière. On est chrétien de nom mais il doit se passer quelque chose en nous. « Maître, quel est le plus grand commandement de la loi? Jésus lui répondit: Tu aimeras le Seigneur, ton Dieu, de tout ton cœur, de toute ton âme, et de toute ta pensée. » (Matthieu 22 : 36-37) Il ne peut pas y avoir de mélange. La lumière ne peut pas se mélanger avec les ténèbres. On ne veut plus que nous parlions de ce Nom. « Et les ayant appelés, ils leur défendirent absolument de parler et d'enseigner au nom de Jésus. Pierre et Jean leur répondirent: Jugez s'il est juste, devant Dieu, de vous obéir plutôt qu'à Dieu; car nous ne pouvons pas ne pas parler de ce que nous avons vu et entendu.» (Actes 4 : 18-20) Ils étaient convaincus. Comment ne pas aimer que l’on parle du Jésus de la Bible ? Nous allons bientôt partir, il faut que tu saches où tu vas aller et avec qui ?

Fuiste tomado del polvo, y al polvo volverás

« ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu Palabra » (Salmo 119: 9). Dios nos ilumina es este tiempo: « Pero sucederá que al caer la tarde habrá luz » (Zacarías 14: 7)

Él tiene la certidumbre porque vio las cosas de antemano. Cuando dice algo, para Él, eso se va a cumplir porque ya ha visto la realización de esa cosa antes. La naciones creen que Dios cambia, que el mundo cambia y evoluciona, pero en realidad, nada evoluciona. Solo es que el hombre avanza cada vez más en el pecado.

Si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros

« Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones» (Hebreos 4: 7).

Debemos creer en su Palabra. El hombre es humano pero Dios es Dios. Que podamos servir a Dios con todos los dones que nos ha dado. Le creemos y le vivimos.

El hombre exterior debe destruirse para que el hombre interior tome lugar.

No hay semejante a Ti

«Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste,
Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? »

« E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás» (Salmo 50: 15) Él oye nuestros clamores: «Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros,

Dios es espíritu...

Queremos tener el temor del Señor, no el temor de las tradiciones. El temor no es el miedo, pero el amor lleno de respeto. Dios es tan grande que no se puede medir. Dios es Dios. Los cielos del cielo no pueden contenerlo. Cuando Dios te permite captar sólo una pequeña parte de su dimensión, entonces tu vida cambia y haces todo lo posible para tratar de santificar tu vida. En el templo, aquellos que tenían un servicio, tenían temor. El sumo sacerdote no podía entrar de cualquier manera en el lugar santísimo. Tenían mucho temor. Y nosotros, hoy, Le servimos sin saber realmente quién es. Uza tenía buenas intenciones, extendió su mano para evitar que el arca cayera, pero murió en el acto. La gente estaba de alegría pero a partir de ese momento, los cantos se detuvieron, se estableció el respeto. No sabemos a quién servimos. David, en su condición de rey, cuando vio venir el arca, bailó sin prestar atención a su dignidad. ¿Qué hace que esto suceda? El Espíritu de Dios. Dios es Espíritu.

¿Qué tienes en casa? Jueves 20 de Junio de 2019

Debemos ser siempre calientes, nunca tibios, ni fríos. Queremos que Dios nos fortalezca para que podamos andar de manera firme. No estamos perdiendo nuestro tiempo en este lugar pues venimos para servirle, para hacer lo que Él quiere. Queremos presentarle un culto agradable. Mejor es un día en sus atrios que mil fuera de ellos. ¿Es el caso para ti?

Inscrivez-vous à la newsletter

Vous voulez recevoir des nouvelles du blog IMC alors inscrivez-vous.

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario